Saltar al contenido

Mandril para taladro

Convierte tu taladro convencional en una herramienta mucho más precisa y versátil con la utilización de un mandril o portabrocas. Este es un accesorio muy práctico que te permite darle múltiples usos a tu taladro.

Catálogo con los mejores mandriles para taladro al mejor precio

¿Qué es un mandril para taladro?

Un mandril para taladro es una pieza con forma cilíndrica, rígida y con cierto peso, en la que puedes acoplar los diferentes accesorios de trabajo, esto es, las brocas u otras herramientas giratorias.

¿Por qué es tan importante en tu taladro? El mandril te aportará precisión, estabilidad, seguridad y unos resultados excelentes. 

Tipos de portabrocas para taladro

Para garantizar la calidad de los trabajos que realizas con tu taladro es imprescindible escoger el mandril compatible. Cuando hablamos de compatibilidad de mandriles o portabrocas nos referimos a dos aspectos:

  1. Compatibilidad con el tipo de taladro que estés empleando.
  2. Compatibilidad con el tipo de trabajo que vayas a realizar.

En base a estos dos aspectos, se pueden diferenciar dos grandes grupos dentro de los mandriles para taladros:

  1. Mandriles de fijación con llave: emplean una llave para garantizar la sujeción de las brocas.
  2. Mandriles de fijación manual: el ajuste se realiza sin necesidad de emplear herramientas adicionales.

Dentro de estas dos grandes categorías se pueden encontrar además otros sistemas de fijación más específicos:

  • Mandril de cierre rápido semiautomático: se manipula con dos manos. Con una se sujeta el portabrocas y con la otra se gira el casquillo para apretar o soltar.
  • Mandril de cierre rápido automático: se emplea mucho en trabajos industriales. La broca nunca se saldrá de su posición porque el sistema de autocierre garantiza la máxima seguridad. A diferencia del semiautomático, solo hace falta una mano para manipularlo.
  • Mandril de precisión con espiga integrada: es un mandril automático en el que, para mayor seguridad, la espiga se ubica en el interior del casquillo.
  • Mandril de precisión sin llave: es un sistema automático empleado normalmente en taladros de precisión.

Mandril del fijación manual

Si lo que estás buscando es la máxima comodidad y rapidez a la hora de manipular las brocas o el resto de herramientas giratorios de tu taladro, probablemente lo más conveniente sea optar por un mandril de fijación manual.

La gran ventaja de estos accesorios es que no necesitas de ninguna otra herramienta adicional para su apertura y cierre, por lo que la operación de acople de nuevas herramientas se agiliza bastante. 

El cabezal de sujeción está formado por una rosca y bastará con girarla en una u otra dirección para aflojar el agarre o para asegurarlo. Por sus grandes prestaciones y su facilidad de uso, suele ser una de las alternativas más empleadas en los trabajos de bricolaje en general. 

Mandril de fijación con llave

Los profesionales del ámbito del bricolaje y la construcción prefieren alternativas algo más complejas que a cambio proporcionan un mayor control sobre los resultados.

Se trata del mandril de fijación con llave. Una pieza que, como su propio nombre indica, sí que requiere de una herramienta adicional para el acople de accesorios. 

Esa herramienta es una pequeña llave en forma de ‘T’ que se inserta en un orificio ubicado en la superficie del portabrocas. Al girar la llave también lo hace la pieza del mandril que se encarga de sujetar los accesorios giratorios para obtener un mayor control y estabilidad durante su uso.

Los profesionales prefieren esta opción porque, en líneas generales, aporta una mayor precisión a los trabajos realizados. Las brocas se pueden ajustar con más exactitud en función del trabajo que se realiza y de las revoluciones con las que está funcionando el taladro, evitando ondulaciones y movimientos indeseados.

Última actualización el 2019-10-13 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados